Poema de cuatro estrofas

En la «casa» del «Poeta», Sporting Cristal metió cuatro versos y sacó un soneto adecuado.

En la «casa» del «Poeta», Sporting Cristal metió cuatro versos y sacó un soneto adecuado. Con Martín Cauteruccio que esté como verso que rima, y rima bien, la Celeste se llenó de optimismo y ahuyentó los fantasmas bolivianos que, desde el El Alto fueron a Trujillo para tomar algo de oxígeno y calor.

Fue necesario un triunfo de esta naturaleza. Si bien con cada día que pasa crecen un poco las esperanzas de hazaña en el Nacional este martes, había que mantener el paso ante un rival como Mannucci que no pudo en su debut con Universitario. En una competencia tan ajustada como es este Apertura, ceder puntos en una cancha donde el rival directo ha ganado, es un tropiezo que no puede permitirse.

Y aunque la escaldadura se notó en los primeros minutos de funcionamiento cervecero, luego de que el equipo se volvió a encontrar, las piezas encajaron. Cristal hizo eso que esta haciendo este campeonato – golear. Precisamente aquello que enamoró a sus hinchas noventeros. Algo que se siente que está en el ADN rimense. Pero, no sólo se aprecia la goleada sino el hecho de que, por primera vez en este torneo, Cristal mantiene el 0 en el arco. Una tarde redonda, preludio ideal de una noche que, ojalá, sea histórica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *