¡No me quemés!

Abrir la billetera con tanta generosidad para jugadores menores que son de la agencia y cerrarla con tanta roñosería ante jugadores de mejor nivel, que podrían garantizar un mejor panorama, pero que no lo son.

De pronto, dos noticias se levantan como nubes negras en el horizonte cervecero. La evidente inacción del club frente a la posibilidad de evitar que un rival directo se refuerce con un jugador que casi se consideraba «de la casa» y la eventual venta de Joao Grimaldo al Club Atlético Belgrano que, aunque engorde las arcas de la institución, debilita un plantel que desde ya se veía ligerito. Esto sacudió el ánimo de la gente celeste y no de la buena manera.

¿Qué es lo que molesta acá?

Vamos, que lo de Christopher Gonzales es más pica. Para la liga local, el jugador basta y sobra y, para lo internacional, da momentos de jerarquía que tantas veces nos hacen falta. Pero tampoco es que su contratación garantice nada o haga desaparecer problemas. Lo de Grimaldo, en realidad, en cualquier otro momento podría ser hasta una buena noticia. Pero hoy cae como pedrada en ojo tuerto. Por eso es que creo que no son la no llegada de uno y la partida de otro lo que ensombrece el ánimo.

Es la sensación de debilidad. De que otra vez el plantel es corto y no nos va alcanzar. La figurita repetida de los años anteriores en los que terminábamos fusilados hacia octubre porque dos lesiones y un expulsado eran todo lo que podíamos soportar. Y esto jala la atención a Fernando Pacheco. En otro contexto su contratación, que hace años dejó de ser promesa y quedó sólo como frustrada realidad, podría pasar como un «¡meh!» Esas cosas que no te gustan pero que tampoco te dan como para hacer problema. Sin embargo, ante un plantel corto y una sensación de debilidad, que se haya contratado en secreto a un jugador intrascendente prende la pradera. Y sobre todo porque su única credencial es la misma que el año pasado mostró Adrián Ugarriza: la agencia de representantes que, vaia vaia, pertenece al mismo grupo que es dueño de Sporting Cristal.

Pobre Pacheco. En el momento en que era más necesario para su breve carrera pasar desapercibido, empezar a trabajar y, con mucho de trabajo, intentar ser algún tipo de opción para Enderson Moreira, la dirigencia que lo trajo para que no juegue en segunda, empieza a encadenar una serie de decisiones que lo único que han conseguido es que la gente esté podrida con Pacheco antes siquiera de que tenga un minuto en este 2024. Pacheco es el conductor rogándole al policía «¡no me quemés!»

La sensación de un plantel débil, ligerito, que va a acusar cansancio pronto y al que le va a faltar jerarquía para definir cosas grandes. Mala impresión con la que se inicia este año.

Queda aferrarse a lo ilógico y creer que Enderson es Dumbledore y puede hacer magia con poco. Queda esperar que Cazonatti, Caute y Sebastián Gonzales sean máquinas que no sufran el trajín de los partidos y que hagan que nos olvidemos de los que se van y los que no llegaron. Queda la esperanza que es lo último que se pierde. Aunque parece que estamos a poco de perderla.

Habrá que ver qué ofrece el Cristal 2024 para entender si lo que nos queda es la ilusión o la desazón. Ojalá la Tarde Celeste alimente la primera y ayude a cerrar la segunda.

En tardes como ésta uno recuerda aquel 19 de septiembre del 2019 en el que por primera vez empezó a hablar del «conflicto de intereses». Quién iba a decir que nos iba a traer tantos dolores de cabeza. Abrir la billetera con tanta generosidad para jugadores menores que son de la agencia y cerrarla con tanta roñosería ante jugadores de mejor nivel, que podrían garantizar un mejor panorama, pero que no son de la agencia. A este paso, lo único que nos va a quedar por desear es que AGREF crezca y pueda representar más jugadores porque está visto que, si no es así, Joel Raffo se vuelve a tocar de nervios, sentirá que lo puede perder todo y echará combinación a la caja fuerte. Por que, claro, Raffo es conservador y temeroso, ya lo sabemos, pero a la luz de lo visto, para mantener el doble discurso, tampoco le falta dureza en el rostro.

3 thoughts on “¡No me quemés!

  1. Coincido Chalo. La aparenta virtual salida de JG, a puertas de los primeros partidos de preparación, afectarán al grupo.
    Hay un claro interés de Innova en vender, sin que importe mucho lo que suceda con el Club. Se menciona que llegaría un arg. Cuello. Me parece, que no es extremo y, viene de la Segunda. Lo ideal hubiera sido que JG haga una buena CL, se quede hasta junio y se vaya a Europa o, a un equipo del Brasileirao. Pero, ¿a Belgrano? A una Argentina quebrada?
    No empiezan los partidos oficiales y ya estamos desarmando lo poco bueno que se había hecho.
    Otrosí: El otro día, en La SConvesrsa, el conductor reconoció que no era hincha de SC. Creo que ya es suficiente. Deberías tomar la decisión de decirle «gracias».

    1. Lo bueno fue que, al final, Joao se queda un tiempo más en Cristal.
      Sobre el otrosí, hay que diferenciar entre la persona y el personaje. Yo a la persona la conozco más de 15 años, si fuera como se dice, no estaría ahí. El personaje, por lo demás, se para reinventando constantemente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *