El interés por el partido estaba concentrado en una posibilidad: Emanuel Herrera superando el récord histórico de mas cantidad de goles anotados en una temporada. Ya tenía el récord igualado y bastaba un gol para escribir su nombre en la historia del fútbol profesional peruano. Pero, además de eso, había que sumar algunos detalles que siempre revisten importancia para el hincha cervecero romántico. Por lo pronto, este partido es, a no ser que pase algo inexplicable, el último que Sporting Cristal jugaría en el Alberto Gallardo en este año. Habrá que esperar hasta la próxima temporada para volver a la gradería de nuestra casa. Para quienes hemos hecho del Alberto Gallardo una visita obligada esta breve despedida siempre da algo de nostalgia. Ahora, con miras a la final que se viene, lo que interesaba era el funcionamiento del equipo.

Por lo pronto, Herrera metió no uno sino dos goles. Logró el récord y volvió a poner a la camiseta celeste como referente de las principales marcas en el fútbol profesional peruano. Las cosas en su sitio.

Y en el funcionamiento, Cristal gustó más en el segundo tiempo que en el primero. Deportivo Binacional se abroqueló en su campo y casi no generó ninguna opción clara de gol. La fórmula le resultó casi todo el primer tiempo hasta que Yulián Mejía lanzó un remate hermoso para romper el cero. No se podrá decir que el equipo jugó un mal partido aunque habrá que señalar que sigue preocupando la poca incidencia de los laterales al momento de generar opciones claras de gol. Por ello el ingreso (y debut) de Jeremy Canela quien le puso mucha frescura y desfachatez al ataque celeste.

Ha sido una buena victoria, por lo que significó en la vida del goleador y por que parece asentar las ideas del Comandante Mario Salas con miras a la final. Queda un partido más, en Huaraz, ante el ya descendido Sport Rosario. Linda oportunidad para volver a probar el rendimiento en altura del equipo.

Deja un comentario