(Diario La Republica)

Voto de confianza

Por Alfredo Quichiz @alfredo_quichiz

Hay un dicho bastante conocido que reza que “la confianza en sí mismo es el primer secreto del éxito”. Y es en estos momentos, tras el sueño cumplido de volver a ver invitada a nuestra selección a la fiesta más grande del fútbol luego de tantos años, cuando esta frase debería retumbar aún más en los oídos de nuestros futbolistas. Y esa podría ser una de las labores más difíciles que tiene un equipo como Sporting Cristal, del cual se espera siempre esté a la altura de toda competición, ya sea nacional o internacional, esta última en particular de la cual seguimos en debe desde hace muchos años, y no nos queda más que el recuerdo de un pasado mejor y un sub-campeonato en Libertadores. Sin embargo, creo que uno no puede ser únicamente resultadista, y hoy por hoy se puede “comprar” el momento del equipo. Tal cual han podido leer en las crónicas hechas por el director de nuestro portal, los cotejos previos a la interrupción del campeonato, dejaron ciertas dudas, pero el partido visto el domingo pasado ante un buen rival como lo fue Melgar, ratifica el buen trabajo que viene haciéndose en La Florida. Y empezaba este post justamente hablando de un tema de confianza en uno mismo, porque las instrucciones del ‘Comandante’ parecen haber comenzado a calar en lo más profundo de nuestros jugadores y ha hecho que, de a pocos, comiencen a despertar y se les vea no solo exigiéndose en el campo sino también mostrando seguridad y atrevimiento para jugar.

Un claro ejemplo de ello es la recuperación de un jugador clave como Gabriel Costa, quien no solo se ha vuelto vital en el equipo, sino que es tremendamente peligroso en el área rival y, las oportunidades que genera, lo hacen el socio idóneo para un buen 9 definidor como es Herrera. O generando confianza en un jugador como Renzo Revoredo, muchas veces resistido por el hincha, pero que ha logrado sobreponerse a ello y mostrar, probablemente, su mejor etapa defensiva en el equipo. Comienza a notarse el trabajo, pues a inicios del campeonato no se sentía ni un ápice de seguridad bajo los tres palos, sin embargo, desde hace unas cuantas fechas, salvo por una que otra cosa que aún falta trabajar, se vio por fin a un Patricio Álvarez con mayor convicción para buscar las pelotas, y no me refiero precisamente al penal atajado ante Melgar en una estirada notable, sino también a reponerse rápido del error cometido ante un mal saque o a embolsar pelotas, por último, incluso “volar” acompañando el balón por si las dudas, cosa que siempre dije era necesaria, aunque sea para que se vea un esfuerzo de parte de él.

Que falta mucho por mejorar, es bastante cierto. Que la meta debe ser más ambiciosa, también. Pues no debemos quedarnos en hacer un campeonato local decente, lo que se busca es competir a nivel internacional. Y, sin embargo, esta última competición sí podemos decir que lo hicimos, aunque no nos alcanzó. Pero si en poco tiempo hemos podido hacer todo esto, hay que brindarle este “voto de confianza” al equipo. Reclamemos cuando sintamos que los jugadores no dan todo por el equipo, pues más allá de fanatismo o hinchaje, se pide que si defienden los colores de un club grande y con tanta tradición como lo es nuestro Sporting Cristal, sean sobre todo, profesionales.

Pero, así como reclamamos, apoyemos también a nuestro equipo, no nos quedemos solo en mirar por TV los partidos o esperar el resumen de los mismos. Vayamos al estadio, disfrutemos, suframos, gritemos, vivámoslo. Porque les aseguro que no hay nada más bonito que ver lo que uno tanto ama.

Nos vemos en el estadio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *