Pocas cosas fastidian mas al hincha de Sporting Cristal que perder un partido frente a un rival que tiene que reducir sus argumentos a hacer tiempo y en el que los volantes y los delanteros se tiran al suelo fingiendo calambres. Es natural. Nosotros, que siempre queremos ganar y gustar, lo que mas nos arde es que nos gane un rival rácano y menor. En fin. Hay que encajar la derrota, sacar lecciones y seguir avanzando. El torneo sigue y el sábado tenemos una oportunidad de lavarnos la cara y  seguir al paso en que veníamos. Lo principal, lo que no se debe perder de vista son las lecciones que se tienen que sacar de un partido tan raro como el de ayer.

Algo hubo en el primer tiempo y, aunque he dedicado tiempo en tratar de entender, aún no sé qué fue. Convengamos que hubo una serie de equivocaciones puntuales. Errores en marca y en salida que motivaron que Alianza Lima anotara en las dos jugadas que tuvo cara al arco. Pero eso no explica todo. Lo realmente preocupante es que en el primer tiempo Cristal no generó una sola jugada de peligro. Cristal que nos tiene acostumbrados a generar varias por partido, no pateó al arco. Ese es el principal problema. Mucho tiene que ver lo que hizo Alianza, es cierto. Replicó y mejoró lo que hizo Sport Boys hace una semana y presionó en el medio. Armó jugadas preparadas en ataque que descolocaron a nuestros centrales y apostó en ellas con velocidad. Igual sigo pensando que hay una razón extra en el bajo rendimiento del equipo. Una razón que tiene que ver el tema físico o el táctico, claro. Sorprendió que dos jugadores que usualmente llevan el peso del mediocampo ayer estuvieran especialmente bajos. Fue bajo lo de Josepmir Ballón y también fue bajo lo de Jorge Cazulo. En el caso del Piki hay que apuntar que frente a Unión Comercio (hacía sólo tres días) tuvo un gran rendimiento en número de pases concretados. Ayer falló varios. Uno de ellos, precisamente, nos costó el segundo gol. Esa razón es la que espero que Mario Salas pueda ubicar el motivo de ese desbalance y corregirlo para que no se vuelva a ver un primer tiempo tan paupérrimo como el de ayer.

Confío en que así será porque el equipo que el Comandante mandó al campo para el segundo tiempo corrigió esas falencias. La verdad es que, recordando aquellas opiniones que leí a inicios de año con la noticia de su llegada, pensé que el Comandante no daría un golpe de timón. Pero me sorprendió con ello y me dejó tranquilo con el efecto logrado. Los segundos 45 fueron un vendaval. Cristal empequeñeció a Alianza Lima de tal forma que generó como ocho opciones claras de gol, anotó un penal, pegó cuatro remates al palo y obligó a su arquero a salvar dos más. Claro, se tiene que mencionar que la visita jugó ese tiempo con un par de jugadores importantes menos por lesión pero eso no quita el hecho de que Cristal lo tuvo contra la cuerdas. No alcanzó para evitar la caída porque esto es fútbol y no matemática y además porque, usualmente, cuando se desperdicia la primera mitad del partido, tiempo es lo que va a faltar. Si todo el partido de ayer hubiera sido como el segundo tiempo, hoy hablaríamos de otra cosa.

Entonces, que la caída molesta, molesta y mucho. Pero, si lo vemos en función del largo plazo, yo creo que es útil que estas caídas se den porque muestran errores a corregir. Y es mejor verlos en la tercera fecha del torneo que sufrirlos en las finales. Pero, claro, el ayer era un clásico y perderlo fastidia. No obstante, detrás de esa molestia queda la tranquilidad de que el equipo se encontró y, aunque el tiempo no alcanzó, tampoco es que se haya olvidado de jugar. Tenemos los mismos argumentos que hace dos días para pensar que lucharemos el título nacional y esta derrota, en un torneo de 15 fechas, no define nada. Mucho menos con miras a los partidos del play-off por el título nacional a los que ya hemos clasificado. Cristal tiene que levantarse y confío en que así lo hará. El siguiente rival será Deportivo Municipal y no podemos volver a a tropezar.

Comment List

  • Angel Muñoz 31 / 05 / 2018 Reply

    Me sorprende que no se halla mencionado lo de Herrera, esperaba ver cual era su posición al respecto.
    De mi parte, no podría estar mas de acuerdo en la medida que tomo el Comandante Salas. Lo que dificulta la situación es que esto se haya dado en una circunstancia desfavorable para la aplicación de la sanción; no obstante, el equipo y la disciplina son primero.

  • Edgar 01 / 06 / 2018 Reply

    Buenas tardes. Ami me parecio como una rebeldia de algunos jugadores en favor de herrera. Me parecio muy extraño. Pero se les fue de las manos por que el 0 a 2 era muy escandaloso.

  • GINO X 02 / 06 / 2018 Reply

    Los partidos se dan muy rápido y recién hablo de este cuando hoy ya ganamos a Muni aunque no sé si nos lavamos la cara con esta victoria. Hay un bajón en el equipo.
    Volviendo a este partido, regalamos el primer tiempo y eso suele costar mucho cuando juegas un partido caliente.
    Es curioso porque ante este rival no es la primera vez que jugamos mucho mejor y terminamos perdiendo. Ha pasado varias veces en estos últimos cinco años.
    Para empezar, es innegable que la ausencia de Herrera se sintió. Tener a un delantero como él en tu equipo hace que el rival juegue incómodo y temeroso.
    Estoy a favor de la disciplina. Nadie debe tener corona. No sé qué habrá pasado en la interna pero si lo suspendieron es que después la cosa debió ser más seria de lo que pareció a simple vista. Eso sí, esta situación cayó en un momento inoportuno porque las opciones de cambio eran reducidas ya que tanto como Olivares como Pacheco, posibles opciones, viajaron para jugar por la sub20 de Perú que está sirviendo de sparring para los mayores.
    Quedó demostrado además que somos un equipo corto y no hay un nivel parejo en el plantel. Si bien es cierto se corrigió bien para el segundo tiempo, igual no fue suficiente. Entraron Lobatón y Chávez y hasta ahí nomás porque el chico Rojas no aportó y me parece que no ha progresado mucho. Es importante hacer notar también que en lo que va del año cada vez que Cristal ha empezado perdiendo un partido no ha logrado remontarlo. A lo sumo empatarlo, pero no voltearlo.
    Es verdad que a estas alturas muchos equipos ya deben haber “descifrado” el juego de Cristal pero en el mundo los equipos grandes siempre muestran por lo general el mismo libreto y no pasan mayores apuros debido a la jerarquía del plantel. Como repito, Cristal todavía no tiene un plantel de nivel parejo y por eso sufre cuando se enfrenta a un equipo que se le planta bien. Entonces, la baja de un jugador como Herrera se siente muchísimo.
    No ganamos por un tema de jerarquía. Avasallamos en el segundo tiempo pero hubieron fallas al momento de decidir, de dar el pase y de definir que yo las atribuyo a falta de nivel. Si vamos a perder que sea porque el rival realmente jugó mejor que tú y ofreció argumentos imposibles de contrarrestar. No fue este el caso.
    En fin, hoy volvimos a ganar pero no nos lavamos la cara. Alcanza pero no sobra. Algunas manchas no salen tan fácilmente-

Deja un comentario