Sin Emanuel Herrera, Sporting Cristal sería un equipo normalito, se escuchó por ahí en las últimas semanas.

Ilusos.

El gran artífice de Cristal no es el goleador implacable. El gran artífice de Cristal es el Comandante Mario Salas que ha logrado varias cosas con este equipo y está en camino de lograr algunas otras. Tenemos, también, la esperanza de lograr varias más. Voy a dejar el análisis de filigrana para los demás columnistas de la página pero, desde donde yo lo veo, una de las cosas que ha logrado Salas es tomar casí el íntegro del plantel del año pasado, sacudirlo del marasmo acumulado en esa pésima temporada, y hacerlo despertar. Primero los llevó al nivel que siempre tuvieron y que las malas elecciones de la infame Comisión de Fútbol se encargaron de diluir. Y a partir de eso, los está llevando a un nivel superior de entendimiento y compromiso. El equipo de Cristal se ve más equipo que nunca. Unido, consolidándose a cada partido, armonioso, colaborador. Con eso – un equipo – jugar al fútbol se hace mucho más fácil. Por eso nomas, Mario Salas se merece ovación de pié.

Ante San Martín, Salas dio descanso a varios jugadores con miras a la final del Torneo de Verano. De paso también dio oportunidad a varios otros jugadores que, se notó, pedían oportunidad a gritos. Varios pensamos que el juego del equipo se resentiría y que este Cristal ya no sería el mismo Cristal. Pero todo lo contrario. No demoró nada en apabullar a su rival y en su juego empezaron a brillar aquellos jugadores que no brillaban tanto en partidos anteriores debido al fulgor del goleador. Lo importante de Renzo Revoredo en lo que va de la temporada es para aplaudir, la dinámica de Flavio Gómez y la sapiencia de Horacio Calcaterra. A eso súmale la fulgurante potencia de Christopher Olivares que, aun bajo la sombra de un Herrera enorme, quiere y tiene con qué mostrarse como un 9 peligroso. Cristal fue siempre para adelante, como la vida misma, y San Martín nunca terminó de enterarse de dónde le venían los golpes.

Habrá que mencionar también, que este equipo de la San Martín no es la sombra de lo que el equipo que enfrentamos en la primera ronda del Torneo de Verano. Aquel nos supo arrinconar y, aunque le metimos 5 goles en su momento, sufrimos mucho. Hoy, este parece haber perdido la idea en el camino. Quizá se deba a que Cristal ha mejorado y por eso los santos no tuvieron tiempo de mostrar lo que sabían. Pero es más probable que los 8 partidos sin ganar que encadena el albo tengan algo que ver. Hubo una llama en San Martín que ya no está. Y, claro, como eso no es problema nuestro, dimos cuenta.

Hoy el camino de Cristal parece sólo conocer de ángulos ascendentes. Que la subida nos sea promisoria.

One Comments

  • Jovega 23 / 04 / 2018 Reply

    Mucha razon Chalo, este Cristal es diferente y se ve la mano del tenido Salas, a mi parecer todos han mejorado, me pregunto, que habria pasado?

Deja un comentario