Cinco goles el sábado para aliviar la molestia por los cinco del pasado jueves.

Sporting Cristal tenía que cerrar el partido, no podía quedarse en el triunfo por 1-2, y lo cerró no con uno sino con tres goles. Emanuel Herrera, Josepmir Ballón y Gabriel Costa completaron la mano y dejaron a Cristal arriba en su grupo, pisando fuerte y con la promesa de que – a medida que el equipo se vaya asentando – estos resultados sean frecuentes.

Pero haríamos mal en quedarnos sólo en el marcador. Ni en las derrotas – ni mucho menos en las victorias – debemos quedarnos ahí. Hay que ver el juego, lo que sostiene ese marcador. Y diremos que si el segundo tiempo fue ampliamente favorable a Cristal se debió a la expulsión del lateral derecho de la USMP y que este equipo, aún bisoño, no supo reaccionar. Cristal en eso mostró mucho más oficio y ante un rival incómodo, lo apabulló.

El primer tiempo fue otra cosa. Yo lo vi parejo aunque debo reconocer que por varios momentos la USMP manejó el ritmo. Les anularon un gol legítimo. Y así como se fue expulsado – bien expulsado – su lateral derecho, también pudo irse a las duchas uno de Cristal. Fue parejo y las circunstancias nos dieron una mano.

Sabíamos que iba a ser el partido más duro de esta primera etapa del Torneo de Verano. Salvo USMP y Cristal, los demás equipos han mostrado estar un escalón abajo. Cristal tuvo de su lado la experiencia que le permitió afrontar este partido con algo más de argumentos. En la cancha el partido fue todo lo difícil que tuvo que ser, hasta la expulsión.

Nuestro mediocampo es la clave. Por momentos se alinea y los tres jugadores del medio hacen un buen juego. Horacio Calcaterra, Jorge Cazulo y Ballón pueden dar mucho en fútbol y recuperación y eso se ve por varios momentos. Pero también se desconectan y ahí todo deconstruye. En esos momentos, el rival tiene tiempo para jugar y lanzar ataque que, casi siempre, lleva miedo.

La defensa es el talón de aquiles. Lamentablemente, a punta de errores específicos van generando una sensación de inseguridad a la que Patricio Álvarez – lejos de combatirla – suma. Esperemos que el trabajo y los partidos vayan haciendo a Cristal más permeable con miras a esos defectos.

Somos, por largo, el equipo más goleador del campeonato y también el que más puntos tiene. Se pisó fuerte en este inicio de campeonato y todo parece indicar que, si continuamos con este ritmo, vamos a pelear con mucha seriedad por la estrella 19. Pero todo esto se relativiza este miércoles. Las goleadas como estas no necesariamente prometen resultados a nivel internacional. A Lanús se le tiene que ganar por 2 goles, el equipo viene con la moral en alto. El nombre y la historia nos compele a clasificar. Confió en que estaremos a la altura.

One Comments

  • Takara 19 / 03 / 2018 Reply

    Gracias Jose Ignacio.

Deja un comentario