Por: Piero Rentería

Mi pasión por las camisetas empezó cuando era niño. Me gustaba mucho ver que podía vestir lo que vestían mis héroes de esa época -los futbolistas – en partidos épicos que miraba por televisión y también en el estadio. El caso más bonito es el de la camiseta de Cristal, con ese color celestial que me sigue enamorando hasta la fecha.

Con el pasar de los años, hemos visto la celeste con diferentes marcas que variaron la tonalidad del clásico color querido, felizmente siempre acompañada del color blanco en los shorts y el celeste en las medias. El trinomio perfecto para nosotros, los hinchas. Pudo haber cuestionamientos sobre los modelos pero el color estaba por delante.

La vuelta de Adidas a La Florida el año 2013 emocionó porque en su etapa anterior (1998 – 2004) hizo muy buenas camisetas. Ello sin contar que, personalmente, considero que es una gran marca. Entonces imaginé que la relación entre Cristal y la marca alemana sería color de rosa (en este caso, claro, color celeste). Pero, lamentablemente, decepcionó mucho. La camiseta presentada ese año 2013 tuvo un color turquesa demasiado llamativo que se alejó de la natural cordialidad de nuestro clásico color. Además el entalle de la camiseta, demasiado grande, no iba con la tendencia actual. Además de otros detalles que no la estilizaban, hubo que sumarle el gran error de la elección de shorts celestes que terminaban por malograr el conjunto. Esta camiseta que la marró tan terriblemente en diseño también demostró que no tenía calidad para el paso del tiempo. Quienes la adquirieron entonces pudieron notar cómo es que al poco tiempo de uso, los añadidos para la publicidad y el escudo se deshicieron. Malísima por dónde se le mire.

En los años siguientes hubo mejores propuestas debido principalmente a que se acercó la tonalidad del celeste a aquella que a todos nos gusta. Hoy vemos el celeste más “Cristal” de los últimos años. Todo aparentemente bien. ¿Cuál es entonces el problema en este modelo 2018? Uno bastante básico, en realidad. Sabemos que no somos, ni por asomo, una de las cuentas más importantes de Adidas en Latinoamérica (por no mencionar otras latitudes). Pero, a pesar de eso, lo mínimo que esperamos es que la marca no se limite a utilizar una plantilla simple con nuestros colores. Lamentablemente, noto que esto mismo es lo que ha pasado. Y con tan mala puntería que lo único que se ha logrado es hacernos recordar a la malísima camiseta del 2013.

Quiero dejar algo en claro: me gusta la camiseta. Pero no puedo dejar de notar que en su diseño no hay mayor trabajo. Hace poco se estrenó la camiseta alterna del New York Red Bulls y se puede ver que  es exactamente igual a la nuestra. Cambiemos los sponsors y el escudo y el modelo es exactamente el mismo. Muchos otros usuarios notaron el gran parecido. Para agregar, esta camiseta de los Red Bulls fue cuestionada en sitios especializados como Todo Sobre Camisetas y La Casaca, por su facilismo en el diseño. La presentación de dicha prenda venía con el concepto de ser “lo que el hincha pedía”.

El concepto de una camiseta debe estar presente visiblemente, como ley para los diseñadores y para el gusto exigente del cliente. Un concepto falso oculta poco trabajo para vender algo vacío con supuesto contenido. No quiero pensar que es lo que ha pasado con la actual camiseta. Como decía, me gusta la camiseta y la voy a comprar, pero esperaba más. Hay ejemplos en camisetas de otras ligas con la misma plantilla que la nuestra que muestran que con pocos detalles se puede construir un gran resultado.

Para agregar, sería bueno que Adidas saque otra vez más merchandising del equipo. Estoy muy seguro de la idea que los hinchas van a comprar. En el 2013 se compensó la pésima camiseta con mucho ‘merch’: buzos, pantalones deportivos, casacas, poleras, polos deportivos y hasta gorras. Actualmente solo podemos encontrar el uniforme del equipo y, hasta el año pasado, una casaca que varía de color cada año. Si comparamos lo que hacen otras marcas con equipos de la capital, somos los únicos que no cuentan con una gama de productos para elegir fuera de los uniformes.

Esperemos que nuestra relación mejore con Adidas, pues es, en mi opinión, la mejor marca deportiva del mundo. Que se escuche más al hincha, su principal cliente, que responderá como responde cada vez que se le da la importancia que merece.

Deja un comentario