¡Que año para terrible!

Ya iremos sacando conclusiones de lo que hemos visto en estos once meses. Para eso va a haber tiempo.

Pero por lo pronto tendremos que decir que el partido del domingo fue un partido correcto de la ‘Celeste’. Sin apuros, sin miedos, sin rendimientos superlativos. Cristal hizo valer su condición de local frente a un rival que no jugaba por nada. Aseguramos el octavo puesto que aún no sabemos si nos sirve para algo. En todo caso, aplaudir el gol de Flavio Gómez quien debuta con las redes.

Luego del gol, el juego se hizo predecible y soso. Cristal la tuvo y pareció que en la única jugada en la que los muchachos quisieron hacer algo más, llegó el gol. Oliva que pone un buen pase y Sandoval que define como debe definir. Grito y celebración con la tribuna. Pero de poco importa, Cristal se va a los camerinos rodeado de los aplausos de varios de nosotros, sus incondicionales, y alejado de la emoción de las finales que tan cercanas nos han sido en estos años.

Hasta el 2018, querido Sporting Cristal. Ojalá no te hagan cometer los mismos errores.

Deja un comentario